Frases para empezar un libro

Es un hecho que cada vez que decides leer un libro, lo primero que debe llamar tu atención es el título, después tiene que haber un enganche e como se inicia la historia para que te decidas a seguir leyendo.

En el caso de que seas tú quien va a escribir el libro, asegúrate de comenzar con esa frase que atrape a tus lectores y los involucre con la lectura hasta el punto que se consideren parte de ella.

Para brindarte una ayuda que sabemos que vas apreciar, escribimos este artículo que contiene algunas orientaciones sobre las frases que debes usar para comenzar tu libro. También te interesará conocer cuántas palabras tiene un capítulo de un libro o cuál es el epígrafe de un libro.

Dejarla para el final

Aunque te parezca raro, es una técnica que aplican muchos escritores debido a la importancia que tienen este enganche, siempre definen la primera frase cuando dan por finalizada la historia, pero aún no han terminado el libro.

Esfuérzate por expresar la idea claramente

Ciertamente, es necesario que se entienda claramente lo que quieres transmitir, no importa si se extiende un poco más de lo esperado.

La frase inicial del libro debe tener algún dato concreto sobre lo que vas a encontrar en el desarrollo de la historia, sin entregar la información completa, solo lo necesario para despertar el interés del lector.

Los datos concretos

Este elemento es indispensable en toda frase para empezar un libro porque le otorga un toque de realidad a su contenido. Puede estar conformada por fechas específicas, lugares históricos, objetos que marcaran el desarrollo de los acontecimientos narrados, entre otros detalles que otorgan precisión e interés.

Entre estos datos puedes incluir elementos que le otorguen autenticidad a la historia en cada uno de sus personajes y escenarios, como nombres, direcciones concretas, fechas importantes, lugares que si existen en algún lugar.

Queda claro que, si tu historia se desarrolla en el espacio exterior, otra galaxia o un recóndito logar en el centro de la tierra que nadie ha conocido es importante que lo relaciones con algo que ubique al lector en un plano con existencia realmente confirmada como el nombre de un planeta.

Un ejemplo es “En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme…”, la frase inicial del clásico de la literatura conocido como “Don Quijote de la Mancha” escrita por Miguel de Cervantes.

La intriga, un buen elemento

Se puede incluir entre las frases para empezar un libro expresiones que generen intriga o curiosidad como el caso de la difundida “El filo de la navaja” escrita por William Somerset Maugmam, quien comienza su historia con la frase: “Nunca he comenzado una novela con tanto recelo”.

Esto es una invitación al lector para que averigüe el motivo de ese sentimiento, despierta su curiosidad acerca de lo que está dispuesto a contar el escritor con esta historia, y ese misterio lo mantiene atento a la lectura hasta terminarla.

Anticipar la información sobre la cual va a girar la historia.

En toda historia debe haber un conflicto que se considere el principal motivo que tiene el escritor para contarla, y mencionarla al inicio es una estrategia para atrapar la atención del lector.

Debes tomar en cuenta que la usas para empezar el libro, no para contar el desenlace final de la historia, por eso debes ser muy cuidadoso con esta estrategia, si te decides a aplicarla.

Como ejemplo, te presentó el inicio del libro “Desde mi cielo” de Alice Sebold: “Me llamo Salmón, como el pez, de nombre Susie. Contaba con apenas catorce años cuando me asesinaron…” esto continúa con la fecha del asesinato y te deja entender que la historia será contada por un ser que ya no está en la tierra y seguro va relatar cómo fue asesinado.

La importancia de elementos desconocidos

Esto depende de la historia que estés contando, porque las frases para empezar un libro tienen que estar relacionadas claramente con el resto de la historia y usar la estrategia de incluir elementos desconocidos al inicio puede confundir al lector y hacer que pierda el interés en lugar de fomentarlo.

Algunos casos exitosos del uso de este elemento es la frase “La memoria es extraña, no he cambiado de sexo en 83 años” usada por Vandana Sing en el libro Oblivion.

Esta frase te invita a descubrir un hecho que no es común y por lo tanto es desconocido, parece que el personaje cambiara de sexo a su antojo, un elemento irreal para nuestra mente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies