Entrevista Coral Bonnín

Coral Bonnín entrevista

¿De dónde te viene la pasión por escribir?

Supongo que a raíz de leer historias y saber que puedes crear mundos diferentes, me ha ayudado. Siempre he comenzado historias pero nunca las he acabado, ¡escribir no es tarea fácil!

Me resultó más sencillo escribir este libro porque es autobiográfico y ya conocía toda la línea temporal y los actos que ocurrían.

Me gusta escribir desde siempre, pero nunca he tenido ningún referente.

¿Qué significa para ti ser agresora en una relación de pareja?

Ser agresor o agresora es algo complejo. No solo podemos meter en este saco al que le deja el ojo morado a su pareja, hay muchas cosas detrás: no tenemos que dejar de lado el maltrato psicológico y el trauma que eso te deja de forma si no permanente, casi permanente; la forma en la que consiguen hacerte sentir culpable por nada; la manera en la que te alejan de los tuyos; cuando tú empiezas a cambiar por tu pareja, tu forma de vestir, de pensar y de hablar; cuando todo tu mundo gira en torno al suyo o las peleas tan absurdas por una razón rídicula.

Todo eso que no se ve, pero se siente mucho más que un golpe: esto para mí es ser agresor.

Haciendo alusión a la situación que detallas en tu novela, ¿qué se pasa por la cabeza en esos momentos? ¿Cuál es el momento en el que decides revertir esa situación?

Me gusta esta pregunta porque no hay una contestación que especifique lo que pensaba. Voy a intentar explicarme: los primeros meses no pensaba que estuviera pasando nada grave, simplemente mi cabeza pensaba que su reacción era de esa forma porque él era así. Sin embargo, a medida que el tiempo iba pasando, ya empecé a entender que todos sus actos no eran normales, más bien desproporcionados a la situación aunque nunca se me ocurrió dejar la relación. Yo sabía que me estaba machacando y maltratando. Eran momentos muy difíciles porque sabía que me dolía estar con él y él me hacía daño.

A tu segunda pregunta, no hubo ningún momento. Realmente fue él quien acabó con todo porque yo no sabía cómo hacerlo, ni se me pasaba por la cabeza. Llegó un momento que por no pelear, me callaba y le decía a todo que sí.

¿Qué le aconsejas a las mujeres que se sienten agredidas por sus parejas a través de las palabras y vejaciones que no dejan huellas visibles?

Dar consejos es muy complicado, sobre todo en este asunto, porque cada una lidia con una situación distinta, pero sobretodo que sean conscientes de que una relación de pareja se tiene que basar en el respeto mutuo y en la comprensión. Si tu pareja no te respeta, si tu pareja te insulta o te manipula, he de decir que: ese no es tu sitio.

Primero es fundamental que tú misma te quieras y te respetes, que veas la pedazo de persona que eres y que no nos merecemos menos. No te conformes, tú sabes que vales muchísimo más y que te mereces a una persona que te valore y te respete (no voy a decir que te quiera porque se sobreentiende).

Tenemos que dejar de justificar sus actos y sus palabras pensando: es que es así. NO. Dejad de justificar lo que dice y lo que hace si os hace daño.

No es esa persona. NO LO ES.

¿En qué momento crees que la relación pasa a un aspecto más tóxico?

En la pregunta 2 he mencionado ya cositas que son básicos de una relación tóxica.

Realmente, no hay un momento específico, pero a lo largo de la relación vas viendo cosas que no corresponden a una relación de pareja, por ejemplo: cuando ves una posesión insana, diciendo lo típico de “eres mía/o”. No somos pertenencias de nadie, la pareja es un complemento y punto. Cuando surgen los celos descontrolados a base de desconfianza e inseguridad. Si no confías y te sientes insegura, ¿para qué estás con él? Cuando justificas todo lo que hace y dice tu pareja aun a sabiendas de que eso no está bien y aun así lo defiendes, cuando te ves obligada a decir lo que quiere oír, cambiando tu opinión, para evitar discutir, cuando te insulta y te controla pero aun así, sigues porque crees que lo hace porque te quiere. ¡Ay el amor romántico, cuánto daño nos han hecho las películas!

¿Le aconsejarías a las mujeres que sufren de violencia en su relación de pareja que contaran su historia a través de libros que al mismo tiempo son un instrumento de denuncia?

Contar su historia en un libro no tiene por qué ser una salida, pero a mí personalmente me ayudó a superarlo, fue como una terapia. El problema de denunciar una situación en un libro es que puedes salir perjudicado por dar detalles y datos de una persona que no te ha dado su consentimiento. Si queréis publicar vuestra historia, por supuesto, todo mi apoyo, pero cuidado con dar datos personales.

Lo que sí que aconsejaría es que, si han salido de una relación así, lo cuenten, que se animen a narrar lo que pasó, sean conscientes de todo y que no tengan miedo de contarlo. Muchas personas estarán pasando y habrán pasado por lo mismo y estamos siempre dispuestas a ayudar, por supuesto.

¿Cómo te cambió la vida escribir este libro?

Ahora soy una persona totalmente diferente. Ni mejor ni peor. Simplemente distinta. Me he conocido mucho más y tengo las cosas muy claras. Sé lo fuerte que soy y lo valiente por exponerme tanto. Aprendes a conocerte de una forma que ni te imaginabas y eso, se vuelve a tu favor ya que sabes a la perfección lo que vas a permitirle a alguien y lo que no.

Sufrir esta experiencia y poder narrarlo en un libro me ayuda a saber que, posiblemente, le esté ayudando a otra persona que está sufriendo lo mismo y eso, era el principal objetivo del libro.

¿Cuál crees que va a ser la opinión de los lectores?

Uf, ¡habrá mil opiniones! Pero estoy convencida de que la opinión mayoritaria será que les gusta el libro y pensarán que soy muy valiente por dar la cara. Y quizá haya personas a las que no les guste lo que he escrito, ¡totalmente respetable!

Hasta el momento, no he recibido malas críticas y todo son alabanzas. Me alegra saber que es un libro que está gustando y es interesante.

¿Tienes otros proyectos literarios en mente?

Tengo una cosita empezada y creo que puede ser algo muy interesante. Cuando lo tenga terminado, espero poder lanzarlo.

Para finalizar, ¿algo que nos quieras decir?

En primer lugar, muchas gracias por la entrevista y por la oportunidad de darme a conocer más. En segundo lugar, deseo que las personas que me estén leyendo aquí puedan comprar el libro, aunque no les haya pasado, pero es muy necesario que le demos visibilidad a todos estos casos que ocurren cada día.

Y en tercer lugar, si tú eres la víctima, sé lo complicado que es darse cuenta y ponerle nombre, pero abre los ojos, que todos tus amigos y familiares están en la puerta esperándote. Y si conoces algún caso, permaneced ahí hasta que vuestra amiga/o se haya dado cuenta, porque os necesitará más que nunca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies